465697821_373b055b3e

Piden 42 años para un funcionario que acosó sexualmente a 3 presas

La Fiscalía de Madrid solicita 42 años de prisión para un funcionario de Prisiones de la cárcel madrileña de Soto del Real por agredir sexualmente a tres internas al menos durante los años 2007 y 2009 según el escrito de acusación, al que tuvo acceso Europa Press. Será juzgado a partir del próximo lunes en la Sección Tercera de la Audiencia Provincial de Madrid. El susodicho, llamado Miguel Ángel P.F., está acusado de varios delitos continuados de abuso de su función y de cuatro delitos de agresión sexual.

El fiscal recoge varios episodios de acoso. La primera ocasión fue a finales del 2007 cuando una de las tres víctimas coincidió con él  en un office taller donde la chica tenía un puesto de trabajo remunerado. Según narra el fiscal los hechos, el hombre se dirigió a la joven con “expresiones soeces”, proponiéndole que se fuera a vivir con él con la promesa de que se separaría de su mujer. La mujer se negó a mantener relaciones sexuales y el procesado le advirtió de que esta actitud podría perjudicar su situación penitenciaria. La joven optó por denunciar los hechos ante la subdirectora cuando las ocasiones en las que la mujer se veía sometida a vejaciones fueron aumentando como, por ejemplo, cuando el hombre la sorprendió por detrás con actitud impúdica mientras ella limpiaba una estantería.

En el caso de otra de las chicas, el procesado, de nuevo, arremetió contra ella forzándola a soportar insinuaciones y prácticas sexuales, desde mayo hasta octubre de 2009. La primera vez fue cuando la interna estaba prestando sus servicios en el Economato del Centro Penitenciario. Y en julio de ese mismo año la agredió sexualmente en este mismo lugar. Tras ello, la mujer solicitó la baja del destino de auxiliar de limpieza de talleres.

También los abusos se dieron a otra chica distinta, en la cocina y  a otra en el cuarto anexo a la panadería, donde al intentar violarla se zafó y no consiguió su cometido.

Por fin, ésta última víctima al ser conscientes de que no era ella la única sometida a tales barbaries y que había más presas que estaban denunciando a ese tipo en cuestión y por los mismo motivos,  reunió las fuerzas suficientes en diciembre de 2009 para contar lo sucedido.

Publicado por

E. Sánchez

Adicta a salir de la zona de confort y un tanto obsesionada con contar qué eso y por qué está ahí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *