478865_parliament

Alcaldes que funcionan, alcaldes vitalicios

Cuando algo funciona, ¿por qué hay que cambiarlo? En el terreno de la política, estamos muy acostumbrados a ver cambios en los gobiernos, pasar de un color a otro en cada legislatura, o cada dos. Por eso, no deja de ser curioso comprobar cómo hay alcaldes que casi parecen vitalicios, que son perpetuos. Es evidente que se han ganado la confianza de sus ciudadanos, que están realizando buenas obras. Y los hay de casi todos los partidos políticos. Algunos llevan hasta 40 años en su cargo.

Buen ejemplo de ello es Fernando Aldana Ocio, que en 2008 cumplió 100 años, 44 de ellos como alcalde de Mandayona. Fue el primer edil español, en 1955, y dejó su puesto en 1999. Miembro del Partido Popular de Guadalajara, llegó a adquirir varias empresas de la zona, entre ellas, una fábrica de harinas y otra de pastas. Su pueblo siempre lo recordará por ser uno de los primeros en llevar la electricidad a todos sus vecinos, allá en la década de los 50; y por ser el pionero en tener agua corriente, con la canalización de agua desde Aragosa hasta Mandayona.

El municipio de Belmonte también ha tenido récord. Su ex alcalde, Roberto Pérez, ostenta el título de ser el político del PSOE con más años como alcalde: 30. El asturiano dejó su cargo antes de finalizar su último mandato, a los 67 años, después de lograr varias veces la mayoría absoluta, obtenida por primera vez en 1979.

Los hay que empiezan a hacer carrera ahora, como Narciso de Foxá Alfaro, actual alcalde de Majadahonda. De momento, sólo lleva en el cargo desde 2005. Pero forma parte del Ayuntamiento desde 1991, cuando entró como concejal. Este periodista del PP ha venido para quedarse también, y hacer historia. De momento, cuenta con el apoyo de sus vecinos desde hace 22 años, y ya ha pasado por Vivienda, Hacienda, Personal… Ahora él se pone al frente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *