smartphone

Las medidas anti-phubbing se extienden por el mundo

¿Cuántos grupos de amigos hay en los que no hay ningún tipo de interacción y sólo se ve a unas personas que se dedican a mirar fijamente la pantalla de un móvil sin levantar la vista para nada? En los últimos años, la moda del phubbing ha sido una de las costumbres más molestas y con mayor número de seguidores que se ha ido extendiendo a lo largo y ancho del planeta.

Gracias a una iniciativa surgida en Chile, son cientos los usuarios de smartphones los que depositan sus móviles en un casillero con llave para asegurarse que no se toca el dispositivo a lo largo de la noche, ni por sus propietarios ni por los propios empleados del local. Con este plan se asegura que la clientela del restaurante Castillo de Molina mantengan una entretenida charla con las personas con las que han salido a cenar o a tomar una copa, sin ningún tipo de distracción que provenga de su dispositivo. Esta iniciativa de guardería para móviles ha tenido tanto éxito que muchos establecimientos han copiado esta singular idea.

En un restaurante de Los Ángeles ofrecen un 5 % de descuento en las consumiciones si el propietario de un smartphone se compromete a guardar el móvil en su bolsillo.

Gracias a esta idea, los restaurantes comienzan a llenarse de vida y los usuarios pueden tener entretenidas charlas con sus interlocutores sin ningún tipo de distracción. En España, aún no ha llegado este tipo de iniciativas a los restaurantes, pero son los clientes los que se animan a realizar un divertido juego que consiste en que el primero que mira su smartphone deberá pagar una ronda a todos los amigos que se hayan reunido.

Publicado por

A. Berlanga

Graduada en Periodismo por la Universidad Cardenal Herrera CEU

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *