abaya

Corta en pedazos a su mujer por desafiar a Dios

Desde que Eva se comió la manzana allá en tiempos inmemoriales parece que la mujer está destinada a llevar al hombre hacia el pecado, o al menos eso es lo que aún en pleno siglo XXI sigue pensando más de uno. El destino de un individuo, hombre o mujer, no se rige por los deseos de alguien. ¿Quién le da la potestad a una persona para decidir sobre la vida de otra?

El amparo en viles y ridículas excusas ya no vale. La mujer ha ido evolucionando en el tiempo y ahora tiene los mismos derechos que cualquier otro. Sí, parece increíble, pero no somos un mero objeto. Si no un ser humano de carne y hueso capaz de tomar sus propias decisiones.

No obstante, pese a que este es un derecho legalizado en muchos países tristemente la mujer sigue estando infravalorada y ocurren casos como el de Farzana Bibi de 36 años que ha sido cruelmente asesinada por su esposo Muhammad Sharif de 42 en Multán (Pakistán), según recogen los  medios pakistanís.

Bibi vivía con sus 3 hijos y su esposo, quien dirigía las oraciones en una mezquita y daba clases de Corán en su casa. Según el padre de la víctima el marido tenía muy mal genio y con frecuencia pegaba a su mujer y siempre exigía que su mujer se cubriese la cara al salir de su hogar. Un hecho que les hacía discrepar porque la fémina, que de normal vestía con una abaya (prenda que cubre todo el cuerpo menos el rostro), se negaba a taparsela.

Algo que a los ojos de su esposo la convertía en una pecadora. Además, la situación se agravó cuando Bibi matriculó a sus hijos en una escuela de secundaria y no en un seminario religioso, como imponía el padre. Esto hizo que Sharif perdiese la paciencia con su mujer y la asesinó, pero no de cualquier manera, puesto que su delito fue muy grave, se había convertido en una pecadora que no seguía las órdenes de Alá.

Así, el hombre acabó con la vida de su mujer usando un cuchillo afilado que empleaba para asesinar animales y cortó en 10 pedazos su cuerpo. El marido lo confesó todo en una carta antes de huir. En ella, argumentó que fue la única manera de “castigar a su mujer por rebelarse contra las órdenes de Alá”.

Publicado por

S. Fernández

Periodista por vocación, fiel amante de las letras y la poesía. Las redes sociales y el buen cine, mis aliados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *