Ave Fénix

Bankia ha sido el marrón de los marrones. Estalló en el peor momento de crisis económica mundial, se gestionó en medio de una guerra política con enormes debilidades, y creó la alarma social que mantuvo sobre España, el foco de la crisis.

En noviembre se cumple un año del inicio del Plan Goiri. Goirigolzarri, el Rescatador, en doce meses, tras firmar el acuerdo de salvamento con Europa a través del MOU y la entrada en el  capital vía FROB – 22.000 millones de euros–  del estado, parece haberse estabilizado. De momento, va por delante de su plan de “reacción” 2012- 2014, en un año ha cerrado mil oficinas, ha reestructurado la plantilla con 6.000 bajas tras acordarlo con los sindicatos, se ha deshecho de las participaciones Industriales, entre ellas Inversis, el polémico FNB, e Iberia – no sin cierto ruido- , pero al final los números son los números y las cuentas son las cuentas.

A mediados de julio se terminó el plan para presentar las alegaciones para acudir al canje de preferentes. Cuatro días después ya se habían anunciado 2.500 laudos positivos, en los que los preferentistas han recuperado el 100 % de su inversión. Prácticamente el 75 % de los preferentistas acudieron al laudo, unas 180.000 solicitudes que serán afirmativas en la gran mayoría de los casos. Porque en las preferentes, como en todo, hubo abuso, hubo estafa, y hubo también mucho jeta y mucho ruido.

Muchos preferentistas, como explicó la presidenta de la CNMV, Elvira Rodríguez, sabían lo que compraban, sabían del 7 % de interés en 2009, cuando el desempleo en España crecía a un ritmo de 7.000 parados por días, y sabían de la crisis mundial por mucho que el presidente Zapatero la negase. Los informados sabían que, durante el tiempo que fuera, las preferentes eran una forma de ganar dinero rápido, en el convencimiento de que nunca quebraría las integrantes de Bankia, ni España. Pasaron las dos cosas y el castillo de naipes de desmoronó.

En todo caso, tras el año de travesía en el desierto, y los años que aún les quedan por delante, Goiri ha conseguido lo increíble, que Bankia ya no sea problema sino parte de la solución de los problemas de la Marca España. En los próximos meses es razonable pensar que empezaremos a ver signos de recuperación, y en los próximos años no sería de extrañar que Bankia lidere a la banca y su percepción social por  la capacidad de esfuerzo, trabajo, reinvención, inventiva, talento, seriedad, y respeto. Acaban de empezar.

Publicado por

P. García de la Granja

Madre de Maria y Pepe. Periodista de Mediaset España. Aterrizando en NYC. Liberal. Economía y finanzas. Opiniones personales. Corresponsal de Tele5.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *