Cómo sorprender a una chica

Para sorprender a una chica, hay que ser original, y para ser original  basta con actuar como en la época de antaño, aquella no tan lejana que cuentan tus padres cuando hay reunión en casa. Retroceder al pasado te dará mérito y por tanto ventajas.  Pongámonos en situación.

Estás en una cafetería, o donde quiera que sea,  y hay una chica a la que en absoluto te importaría secuestrarla por un par de días, pese a lo ilegal del asunto. Quieres acercarte a ella, pero tus cientos de excusas no te permiten mover el culo, así que acudes a tu cómodo aliado; internet. Tiras de amigos de amigos y voilé, qué foto de perfil más estupenda. Por no decir buenorra, cachonda, o “Oh dios mío, creo que he tenido una erección”. Pero después, ¿qué será lo siguiente?, ¿impresionarla con  un “Hola qué tal?” Esto, señores, es un error en toda regla y sin excepciones.

Si quieres ir por el buen camino, piensa en antiguo y acertarás, sino fíjate en las lo revalorizados que están los precios en las tiendas de segunda mano. Con esto me refiero a relegar a los cachivaches con 3G y ser un encanto analógico. Ya sabes, una carta enamorará más que un email, una nota con el número de teléfono llamará más la atención que una petición de amistad en Facebook y una película en blanco y negro te hará más interesante que todas las de torrente.  Esto son clásicos,  ¿quién no se fía de ellos?

En el caso de que haya reaccionado a tu llamada a la acción, como diría el Señor Chinarro, no te comportes jamás como un cupcake cubierto de azúcar glas, por favor. Basta con ser directo y elegante. Un “ que guapa que estás hoy” gusta a todo el mundo. Así que evita a toda costa tu anhelo de poeta y no sueltes frases como  “ princesa, tu olor me salva la vida cada noche”. Lo más probable es que piensen que quieres jugar a trovadores y juglares, o algo así.

Por último, si le hablas del tiempo, que al menos aportes algo peculiar. Que sé yo “ Sí,  es cierto, hace mucho calor por el sur, yo no uso ropa cuando voy”. No sé si esto sería lo más oportuno, pero tu sentido del humor será determinante, piensa que  por lo menos no sueltas lo de “ qué tiempo más feo hace hoy”, mientras sorbes el café. Sino, siempre podrás decirle, ” preferiría bailar contigo antes que hablar”.

Publicado por

E. Sánchez

Adicta a salir de la zona de confort y un tanto obsesionada con contar qué eso y por qué está ahí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *