prostitucion_madrid

Nace la primera cooperativa de prostitutas con Seguridad Social

Aunque la prostitución es legal en España, existen gran cantidad de ordenanzas y reglamentos que limitan su práctica, como es la restricción de espacios, que quien la ejerce no tiene derecho a paro, ni a baja, ni a permiso de maternidad ni asistencia médica y todo por la simple razón: las prostitutas no pueden apuntarse a la Seguridad Social. Bueno, o eso era antes porque un grupo de mujeres que se dedican a la prostitución en Ibiza ha encontrado un resquicio para romper el círculo de la invisibilidad oficial y lograr su cobertura como trabajadoras.

Después de interponer un recurso, finalmente once mujeres han conseguido que el registro oficial de Baleares acepte a “De trabajo asociado para la prestación de servicios sexuales” (Sealeer) como una cooperativa y ahora estas mujeres pueden darse de alta en la Seguridad Social como autónomas en el epígrafe de “otros servicios”. De esto ya hace dos meses y hoy en día, esta cooperativa tiene más de 40 solicitudes de otras prostitutas que también quieren ser cooperativistas. “Siempre y cuando no sea coaccionada y no tenga un proxeneta detrás, a la mujer que decide ser prostituta no se le pueden negar sus derechos”, explica la presidenta de Sealeer,  María José López Armesto, a El Confidencial.

Las once mujeres de Sealeer son pioneras en España porque han conseguido poder declarar sus ingresos y pagar su Seguridad Social. Sobre la mesa están dos normas pendientes de trámite que alterarán el panorama de la prostitución en España. Por un lado, la de reforma del Código Penal, que, en lo referente al proxenetismo, incluye el concepto de dependencia económica. Y dos, la controvertida Ley de Seguridad Ciudadana, que tipifica como infracción grave “el ofrecimiento, solicitud, negociación o aceptación de servicios sexuales retribuidos” en espacios públicos de uso de menores o en los que estas actividades puedan suponer un riesgo a la seguridad vial; una práctica que podría acarrear sanciones de 1.000 a 30.000 euros .

Publicado por

M. Rozalen

Periodista adicta a la actualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *