Enterrado con una hamburguesa

Enterrado con una hamburguesa

Todas las personas tenemos una afición o hobby, pero a veces este amor por algo determinado puede llegar a límites insospechados.

David Kime era aficionado a la comida rápida y tan grande era su amor por las hamburguesas que, según el The York Daily Record, al morir a sus 88 años los familiares le colocaron una sobre el féretro.

El coche fúnebre que llevaba el cadáver de Kime, hizo una parada en el servicio para coches del Burger King.

Su hija Linda Phiel dijo que fue una forma alegre de honrar a su padre mediante aquello que le causaba gozo. La gerente del restaurante Margaret Hess y sus empleados prepararon 40 hamburguesas para la procesión funeraria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *