Centro Social Cachivache

Un proyecto solidario de estudiantes madrileños gana los Premios al Voluntariado Universitario

Un grupo de estudiantes voluntarios de la Universidad Politécnica de Madrid (UPM) con la colaboración de la asociación MASI (Monitores de Apoyo Social a la Infancia) han ganado la primera edición de los Premios al Voluntariado Universitario de la Fundación Mutua Madrileña, gracias al proyecto solidario que han desarrollado en el Centro Social Cachivache, en los barrios madrileños de Carabanchel y Usera.

El Centro Social Cachivache, situado en la calle Antonio Moreno 9 de Madrid, se encarga de dar apoyo escolar a los más pequeños y de organizar actividades de ocio para los pequeños en riesgo de exclusión social. Por Cachivache han pasado ya más de 700 menores que, además de mejorar sus notas y contar la ayuda de clases de refuerzo y apoyo, han podido disfrutar de una ludoteca y de alimentación, gracias al banco de alimentos del que dispone el propio centro.

Los universitarios premiados, además de poner en marcha este proyecto, durante estos dos años han impartido clases de Centro Social Cachivachecastellano para inmigrantes, han organizado visitas culturales y campamentos accesibles y para todos los bolsillos. El centro está abierto todos los fines de semana durante el curso escolar y cuando llega el verano tiene un horario especial.

El Centro Social Cachivache ha sido elegido entre 50 proyectos de toda España y ha sido premiado con 5.000 euros que ayudarán a sus precursores a afianzar este proyecto y a continuar con  su labor social. Además, se ha seleccionado un total de 6 proyectos ganadores que han recibido 4.000 euros para que puedan desarrollar sus ideas.

Los cinco proyectos galardonados han sido:

  •  ‘Ningún mayor en soledad. Proyecto de solidaridad Intergeneracional entre mayores y estudiantes’, promovido por estudiantes de la Universidad Complutense de Madrid y la ONG Solidarios para el Desarrollo. Esta iniciativa, que agrupa a 50 voluntarios, ha permitido que 330 personas mayores en riesgo de soledad se hayan sentido acompañadas.
  • “Amigos para siempre”, de la Asociación Soñar Despierto. 15 voluntarios, pertenecientes a diferentes universidades madrileñas, prestan labores de apoyo a menores en la Comunidad de Madrid. Desde 2003, esta actividad ha atendido a más de 300 jóvenes.
  • “Por un futuro más digno: acercando la sanidad universal a Koingwani” de la ONG María Salus Infirmorum y la Universidad de Navarra, que tiene por objetivo e impulsar una mejor atención médica a través de la formación en atención sanitaria básica, así como acercar el agua potable en la localidad keniana de Kiongwani, así como  abrir nuevas escuelas.
  • “Centro Rehoboth, de la Asociación Natania, en Valencia, que ofrece refugio a gente sin hogar. Los voluntarios también sirven comidas ligeras y realizan servicios de asistencia, atención y orientación a estas personas y sus familias.
  • “Mirada al Sur”, de la Asociación Viento Norte Sur de Cartagena (Murcia). 25 jóvenes de la Universidad Politécnica de Cartagena colaboran cada año con los proyectos que esta asociación tiene en Marruecos y Senegal. En el primero, colaboran con la escuela La Hamada, situada en una zona de paso de bereberes, y el orfanato Essaouira, en la costa atlántica. En Senegal atienden la escuela rural de Ndiawara, al norte del país, que acoge a 10 profesores y más de 100 alumnos.

Publicado por

A. Garrido

Periodista. Dando mis primeros pasos e intentando no tropezar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *