8084060025_74eca9b582

El Grume repartió regalos el Día de Reyes

El pasado día de reyes la Comunidad de Madrid y el Grupo de Menores del Cuerpo Nacional de Policía (GRUME) repartieron los regalos a los niños con alguna medida de protección por parte de la Administración regional en la residencia infantil Las Rosas. Allí también se reunieron menores de la residencia Chamberí. En total, 37 fueron los niños, de entre 3 y 17 años, que recibieron los regalos.

El Grume fue el encargado de donar los juguetes, la organización es un cuerpo especializado del Cuerpo Nacional de Policía cuya tarea, que comenzó en el año 1987, es trabajar en colaboración con Instituciones públicas y privadas, para la protección de los menores víctimas de cualquier tipo de maltrato, bien sea físico (incluido el abuso sexual), psicológico y la protección de los menores infractores.

El consejero de Asuntos Sociales, Jesús Fermosel, fue el encargado de recibir a los Reyes Magos, y destacó que el Gobierno regional destinará este año de su presupuesto más de 109 millones de euros, lo que representa un 4 % más que en 2013. Los fondos se destinarán a las políticas dirigidas a las familias y los menores a través del Instituto Madrileño de la Familia y el Menor (IMFM). Entre otros fines, dicho importe se empleará para mantener la red asistencial de 1.600 plazas.

Actualmente, el Gobierno regional cuenta con cerca de 86 residencias infantiles y centros para niños y jóvenes que se encuentran bajo la protección de la Comunidad de Madrid. La Administración regional ofrece una atención integral y especializada para el desarrollo personal y educativo de los chicos que por diversas circunstancias se encuentran bajo su tutela.

A través del Instituto Madrileño de la Familia y el Menor, el Gobierno regional mantiene tutelados a más de 4.000 menores, la mayoría (un 60 %) conviven con familias madrileñas de acogida, muchos de ellos están acogidos por su familia extensa (abuelos, tíos, primos, etc). Pero hay más de 700 familias con menores acogidas que no tienen ningún vínculo biológico con ellos. El resto (un 40 %) viven en los hogares y residencias infantiles que existen en la región.

Fermosel señaló que “desde la Comunidad de Madrid apostamos por el acogimiento familiar. Nuestra prioridad es que los menores con alguna medida de protección vivan en el seno de una familia. Sabemos que es el entorno más idóneo para que los niños crezcan en un ambiente estable, con unos referentes claros, donde establezcan unos vínculos afectivos firmes, donde se sientan queridos y protegidos incondicionalmente. Todo esto permite que crezcan y desarrollen todas sus cualidades”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *