parto

Dos hombres sufren en propia piel los dolores del parto

Para comprobar si las quejas de las mujeres sobre los dolores del parto eran ciertas, los dos protagonistas de esta historia decidieron someterse a una prueba.

Los dos hombres, habitantes del estado de Michigan (EE. UU.) afirmaron antes del experimento que para ellos las mujeres exageran y que un hombre adulto podría perfectamente soportar esos dolores.

Por ello decidieron someterse a unos impulsos electrónicos que reproducían todas las sensaciones físicas que experimenta una mujer en el momento del parto, sobre todo basándose en las contracturas de la zona pélvica.

A los pocos minutos de iniciarse el proceso, los hombres comenzaron a retorcerse de dolor y a quejarse por los intensos espasmos.

Durante este parto simulado, las esposas de ambos les acompañaron y trataron de calmarlos, aunque sin mucho éxito. Cuando el dolor que manifestaban parecía ya insoportable los sujetos decidieron parar el experimento.

Al final tuvieron que admitir que la experiencia real es mucho peor de lo que se imaginaban. Es más, uno de ellos llegó a pedirle disculpas a su madre por el daño que le había provocado al nacer.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *