james

James Rodríguez: a imagen y semejanza del Real Madrid

James Rodríguez llegó a Madrid. Con él, el fichaje del Real Madrid no sólo es a un jugador más, sino a todo un icono, a un país entero, a una manera diferente de ver las cosas. Esa forma de verlo todo es a través de los ojos de un niño, con una sonrisa inocente, con nobleza latente, con la ilusión propia que tan solo un tierno infante despierta. Eso en el plano personal, profesional y deportivamente hablando James Rodríguez es un sensacional mediapunta zurdo de inmensa clase, visión privilegiada, desparpajo, grandes dosis de calidad y efectiva llegada desde segunda línea.

jamesUn portento. El cucuteño presenta unos impresionantes guarismos en cuanto a números se refiere (6 goles en el Mundial de Brasil con Colombia y 11 tantos y 13 asistencias en la última temporada con el Mónaco), todo esto con tan solo 23 años y una proyección excelente con toda la carrera aún por delante. En estas primeras fechas como madridista James ha superado todas las expectativas.

Ni siquiera se ha vestido aún de corto, pero el colombiano ya vende, ya ilusiona, ya gana réditos para su nuevo club. Del tal modo, un fichaje así no tiene un simple valor económico, es algo que, simplemente, no tiene precio. Es probable que muchos aún no conozcan su trayectoria, sin embargo, no tardarán demasiado en hacerlo. Cuando se producen nuevos fichajes siempre se suele esperar al periodo de adaptación, pero en este caso se pueden quemar etapas sin esperar el resultado: James es Real Madrid y el Real Madrid es James, tal para cual, hecho el uno para el otro. El huracán James está en Madrid.

Publicado por

Louis de Poudereux

Escritor y redactor madrileño de temática diversa y de registro variado.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *