Crimen

Una joven quema a sus padres por no prestarle el coche

Una joven de 17 años mexicana Ana Carolina ha asesinado a sus padres porque no le prestaron el coche para ir a una fiesta. El crimen fue llevado a cabo por la adolescente, el novio de ésta de 18 años y un amigo de ambos. Así, entre los 3 les inyectaron insecticida, les asfixiaron y luego incineraron sus cuerpos para no dejar pruebas de su fechoría, según recoge El Mañana.

La policía mexicana detuvo a la joven y tras interrogar a su novio , José Alberto Grajeda Batista pudieron establecer que Carolina era la autora del doble homicidio. El joven de 18 años sostuvo que su novia había planeado el asesinato durante un mes después de que sus padres se negasen a dejarle el coche familiar para asistir a una fiesta. Después, Carorina convenció a Granjeda y a un amigo para ayudarle a cometer el crimen.

Los 3 esperaron a que la madre de la joven se quedara sola en casa, la llamaron a la cocina y allí el amigo la asfixió hasta que perdió el conocimiento. Luego le inyectaron insecticida con cloro, lo que probablemente le ocasionó la muerte. Minutos más tarde llegó el padre con quien hicieron lo mismo, aunque esta vez la mano ejecutora fue la de Grajeda.

Tras el asesinato se fueron a comer perritos y cerveza para celebrar que el plan había salido según lo planeado. Además, comentaron lo que habían sentido cada uno tras cometer el asesinato. Al día siguiente incineraron los cuerpos para borrar toda huella y se encaminaron a una joyería a comprar un anillo de compromiso.

Los familiares denunciaron la desaparición y así se inició la investigación. Lo más sorprendente es que Carolina se mantuvo firme durante el interrogatorio y negó estar vinculada al crimen. Finalmente fue su novio quien acabó confesándolo todo y solicitó ayuda psicológica.

Ahora, los 3 acusados están bajo custodia. Carolina se enfrenta a 15 años de cárcel y sus 2 cómplices a cadena perpetua.
 

Publicado por

S. Fernández

Periodista por vocación, fiel amante de las letras y la poesía. Las redes sociales y el buen cine, mis aliados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *