Crazy hill of San Francisco

Comienza el juicio de los acusados de apuñalar a un hombre por una disputa de tráfico

La Audiencia Provincial de Madrid juzga desde mañana a cuatro personas acusadas de propinar una paliza a un hombre, a su hermana y a su cuñado porque quien conducía bloqueó con el coche el vehículo de uno de los procesados.

Los hechos se produjeron sobre las 23:30 horas del día 12 de julio de 2010. Los procesados, Antonio S. S., Antonio S. D. L., Emilio S. S. y Riansares G. G, se enfrentan a un delito de homicidio en grado de tentativa, dos delitos de lesiones, una falta de lesiones y cuatro faltas de maltrato. En total sería una pena máxima de casi 14 años de cárcel.

Los hecho se produjeron de la siguiente manera. El acusado Antonio S.D, que estaba dentro su coche estacionado junto a su hijo Emilio S.S., al ver que no podía sacar el turismo porque el otro se lo impedía, contestó de un modo muy violento. Éste empezó a tocar el claxon y cuando se acercaron los del otro vehículo  en este caso las victimas bajo la identidad de Israel L.L., hermana Ruth y el novio de esta, Adrián V. M.,  uno de los acusados, Antonio S.D, gritó a Israel “arrodíllate y pide perdón”, iniciándose una discusión.

A continuación sacó del coche unas tijeras de podar y se acercó con actitud conminatoria a Israel. Le propinó una bofetada que le hizo caer al suelo y  tanto  Antonio padre y  Emilio  comenzaron a pegarles patadas.

Su hermana Ruth y su cuñado Adrián quisieron socorrer a Israel pero  Antonio S.S., que estaba en su vivienda se lo impidió,  bajó a la calle con una barra de hierro y un cuchillo y  Antonio hijo golpeó a Ruth en la cabeza y a continuación a Adrián. Acto seguido golpeó también con la barra de hierro a Isabel C. E (madre de Ruth)  que había sido empujada por Antonio padre contra un coche.

El acusado Antonio hijo al ver en el suelo a Israel recibiendo patadas por parte de su padre y hermano, se dirige hacia ellos con ánimo de quitarle la vida a Israel y le asestó una cuchillada en el costado. Riansares G. G., esposa de Antonio S. S., bajó de la vivienda también y al ver en el suelo a Ruth le propició  también varias patadas.

 

Publicado por

E. Sánchez

Adicta a salir de la zona de confort y un tanto obsesionada con contar qué eso y por qué está ahí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *