venus

La venus de las pieles

Siempre he sentido una gran debilidad por Polanski, me parece un genio sublime, con una filmografía repleta de clásicos atemporales perfectamente hilvanados y una perfecta presentación de sus historias. Polémicas aparte con la justicia americana, demuestra con cada película que realiza que no tiene límites y que es capaz de sorprendernos con cualquier género, no se le resiste ninguno.

Tras la magnífica adaptación de la obra de teatro Un Dios salvaje, nos vuelve a sorprender con otra adaptación, La Venus de las pieles. Dos actores, una cámara y un escenario son los únicos recursos para deleitarnos durante 96 minutos. Mathieu Amalric y Emmanuelle Seigner son Thomas y Wanda, un director cansado de la audición en busca de la actriz protagonista para su obra donde solo se han presentado actrices mediocres sin ninguna formación o estilo. Entonces, cuando está a punto de marcharse del teatro aparece Wanda, una mujer vulgar, simple y muy insistente que quiere una oportunidad para obtener el papel protagonista. Thomas la deja probar suerte y queda perplejo y cautivado por la metamorfosis que experimenta la mujer: comprende perfectamente el personaje y conoce el guión de memoria, haciendo una perfecta interpretación y provocando que Thomas se involucre, adentrándose en la obra y en el personaje creado por Leopold von Sacher-Masoch.

El matiz que va tomando la obra conforme pasan los minutos provoca varios giros interesantes donde el intercambio de roles y la lucha de poder entre géneros van provocando un clímax que se adentra en el rol masoquista de la obra. La atracción del director hacia la actriz va pasando por distintas etapas hasta sucumbir en una sumisión absoluta.

Emmanuelle Seigner lo borda en su papel, gracias a su capacidad de pasar de vulgar a refinada y cautivadora según convenga. Mathieu Amalric  le da una perfecta réplica pasando del control a la sumisión.

Un Polanski íntimo donde nunca tan poco puede ofrecer tanto y que pronto nos volverá a ofrecer otra gran obra, un thriller político que girará en torno al llamado “caso Dreyfuss”, uno de los mayores escándalos políticos y judiciales de la historia francesa. Deseando verla. ¿Vosotros no?

Y Dios lo castigó poniéndolo en manos de una mujer.

Publicado por

T. Herrero

Diseñador gráfico, apasionado por el cine, la música y las nuevas tecnologías. Todo en uno.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *