La nueva Ley de Seguridad Ciudadana y caca, culo, pedo, pis

La nueva ocurrencia de este Gobierno infantil – que no tonto, ni pizca – es introducir, como falta grave, insultar a la policía. Y también realizar escraches y actos de acoso a políticos. Insisto… tontos, ni un pelo. Lentos tampoco, cuando afecta a la CASTA política. Pero un poco ‘ridis’ sí.

El portavoz del PP en el Congreso, Alfonso Alonso, justificaba ayer estos cambios a la Ley de Seguridad Ciudadana de la siguiente manera, que yo les voy a ayudar a interpretar: “no se trata de ningún capricho del Gobierno (sino de paranoia); es una necesidad (de sus señorías asustadas, ante un Pueblo que no puede más) que está orientada a tener una ley con muchas más garantías (para blindar a los políticos ‘jetas’ que recortan, mientras no se cortan) que la del año noventa y dos (que no podía hacerlo)”.

Recuerdo a sus señorías que incluyan, en el próximo Consejo de Ministros, junto a la falta grave de insultar: eructar, tirarse pedos y corear la canción de ‘Enrique y Ana’ “Caca, culo, pedo, pis” en manifestaciones, así como cualquier otro elemento abstracto indemostrable que pueda dar pie al abuso de autoridad.

Para más inri, desde la Dirección General de Policía se aseguraba que estos cambios “recogen las demandas de los agentes”. Hellou…?! ¿alguien que recoja las demandas del resto de la ciudadanía, por favor…? Tenemos mucho que decir, y los programas electorales de los partidos que acaban gobernando son siempre un timo.

Señores ministros, el próximo viernes, en su desayuno con “a relaxing cup of café con leche” (léase el llamado, equivocadamente, Consejo de Ministros), es muy importante que incluyan también, además de lo dicho, y como DELITO grave y por lo penal, que la CASTA política viaje en clase business, que no pague peajes, ni gasolina para ir al trabajo, ni parking del aeropuerto – esperen, cojo aire… sigo -, ni taxis, ni teléfono, ni internet, ni correos postales, ni faxes, ni un café o menú en las Cortes a precio de calle, etceteramil, mientras cobra sustanciosas dietas para gastos – ¿qué gastos? -, y mientras el médico de la Seguridad Social niega mamografías preventivas a nuestras madres de 60 años o no hay tiritas en Extracciones,  Ah, y que el delito tenga efecto retroactivo, por favor. Por pedir, que no quede.

Publicado por

Anna PC

Periodista. Esperando que la Democracia deje de ser el mismo Feudalismo de siempre, maquillado de libertades.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *