4642987558_403c06baeb

De Madrid al cielo

La mejor manera para conocer Madrid es desde lo alto. Los lugares más céntricos para visitar son tres.

La terraza de el Corte Inglés de Preciados, en Callao, donde encontrarás unas espectaculares vistas de toda la Gran Vía, y el característico edificio de Schweppes.

En segundo lugar,  la azotea del Circulo de Bellas Artes, cuya entrada  es de 3 €, con carné joven 2 € y  gratuita si eres estudiante de la Universidad Complutense, Politecnica o de  la Carlos III de Madrid. Allí, podrás divisar el paisaje urbano de la ciudad  y el famoso edificio Metrópolis.Los horarios de verano son  todos los días, de lunes a domingo, de 11 a 14 h y de 16 a 22 h . El día 31 de agosto por la tarde solo está abierta hasta las 19.30 h.

Por último señalar el mirador del Ayuntamiento de Madrid. Su coste es de 2 € y 0.50 €  los menores de 12 años. Las visitas serán aproximadamente cada 30 minutos y gratuitas los primeros miércoles de cada mes y los días 5 de enero, 2 y 15 de mayo y 12 de octubre. Ya sabes, para ver  una ciudad, estos son los tres lugares donde se pueden tener unas vistas panorámicas de la capital.

Más alternativas

Además de estas opciones cruciales encontramos, aunque temporalmente abierto al público, la Torre Picasso, que se encuentran en el destacado complejo de Azca, en el Paseo de la Castellana. Suele estar a disposición para los visitantes durante  la semana de la arquitectura que se celebra en octubre.

Por otro lado también cabe destacar  la torre  PwC, que  hasta junio de 2011 era conocida como Torre Sacyr,  dentro del complejo empresarial Cuatro Torres Bussines Area situado en la zona más al norte del Paseo de la Castellana,  la Torre PwC es la tercera en altura, lo que la convierte en la tercer rascacielos con mayor altitud en España.

No hay duda de que el centro de España alberga lugares magníficos para disfrutar del paisaje urbano. Recurre a las alturas, fotografíalas y aprovecha Madrid.

Publicado por

E. Sánchez

Adicta a salir de la zona de confort y un tanto obsesionada con contar qué eso y por qué está ahí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *