conferecnia

Mario Alonso Puig: “Debemos superar la epidemia de desánimo”

Para celebrar los 25 años de carrera de sus asociados, la Agrupación Territorial 1ª del ICJCE quiso rendirles un homenaje con la conferencia de Mario Alonso Puig titulada El potencial humano frente a los desafíos: un abordaje biológico y humanista. El encuentro fue conducido por Antonio Fornieles, presidente de la AT1ª y contó con la presencia del vicepresidente de la entidad, Juan Alonso.

La exposición de Mario Alonso giró sobre un tema tan universal como “qué nos ocurre a las personas cuando creemos que no podemos adaptarnos a un nuevo modelo del mundo”. El doctor y reconocido conferenciante, animó la charla ofreciendo estrategias para superar el temor a los cambios y adaptarse a los mismos. Todo ello combinando sus conocimientos en Liderazgo, Neurociencia y Psicología.

“El mundo vive un cambio estructural, ya no hay un antes, hay que adaptarse”, explicó Alonso. El experto en Liderazgo, consciente del momento de incertidumbre y cambio que vivimos,insistió en que es necesario “superar la epidemia de desánimo”, “ver la realidad de manera global” no centrándonos solo en lo negativo y “confiar” para pasar de ser “víctimas a protagonistas de nuestra vida”.

Durante la ponencia se refirió a numerosos estudios y experiencias que vinculan la actitud, emociones y estado anímico con la salud y apuntó un dato contundente: entre el 60 % y el 90 % de las consultas médicas generales en EEUU tienen su causa en emociones aflictivas como la culpa, la angustia o  la desesperanza. Así, animó a pasar del “es que” al “hay que” y evitar a las personas y pensamientos “tóxicos”. El conferenciante compartió con la audiencia una de sus máximas: “Como se ve el futuro, determina como se vive el presente”.

Por su parte, el presidente de la Agrupación Territorial 1ª del ICJCE, Antonio Fornieles, se dirigió a los compañeros homenajeados con palabras de reconocimiento destacando que “el trabajo, el rigor y la integridad de los auditores en estos últimos 25 años han logrado hacer de la auditoría una profesión imprescindible y de la más alta reputación”. “Hemos contribuido a la internacionalización de nuestras empresas” añadió al recordar que ”no se concibe una economía moderna o las cuentas de una empresa cotizada o no, sin la transparencia y confianza que aporta el trabajo del auditor”.

 

Publicado por

P. Moreno

Periodista incansable, apasionada de los animales, la TV, el cine y los retos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *