Oni

Trabajadora de Victoria’s Secret acusada de “verter ácido sobre sí misma para alcanzar la fama”

La trabajadora de Victoria’s Secret  Naomi Oni  que sufrió un ataque con ácido ha sido obligada a enfrentarse de nuevo a los traumáticos hechos a causa de la traición de una allegada, que ha sostenido que la mujer roció el líquido sobre sí misma para “ganar fama y dinero”, algo que por supuesto ella ha negado.

Quizá toque ser un poco crueles en este punto y lanzar toda nuestra diatriba hacia una mujer que es capaz de poner en tela de juicio semejante ataque. Es cierto que historias increíbles se han dado miles, no hace mucho que salió a la luz la muerte de un hombre que intentó cruzar las aguas emulando a Jesucristo, pero ¿esto? En totalmente inaudito. Me niego completamente a creer que una fémina pueda ser capaz de semejante acto por conseguir dinero, algo que además podría haber obtenido con su belleza y no recurriendo a esta macabra acción. Es descabellado tan siquiera pensar que alguien es capaz de semejante barbaridad.

La posible implicación de la víctima en el suceso se dio a conocer  cuando la investigación destapó que la joven había consultado en su portátil incidentes de esta índole, días antes de la agresión. No obstante, Oni finalmente fue absuelta de toda duda y una mujer de 21 años y otro hombre pasaron a ser los sospechosos principales del ataque producido en Londres. Recordemos que no se sabía quién la roció con el ácido sólo que era una persona vestida con niqab.

Pues bien, todo apunta a que esa persona fue Mary Konye, mujer que ha sido detenida por supuestamente agredir a su amiga. Ésta para defenderse en el juicio ha explicado que todo se trataba de un juego entre ambas y que Oni le propuso ”jugar al acosador” y lanzarle el líquido corrosivo. De forma que al igual que otra víctima de un suceso similar Katy Piper pudiese convertirse en alguien famoso. Pero Oni contratacó negando rotundamente las palabras de su exconfidente.

Entonces, el abogado de la defensa le inquirió el por qué había visitado páginas webs de cirugía plástica y ella simplemente contestó que no era porque pensase en realizarse un ataque de ácido y operarse, sino porque partes de su cuerpo no le agradaban mucho y pensó en mirar las clínicas, pero sin nada en especial.

“Recuerdo buscar por mis párpados, ya que tenía párpados dobles, algo que no me gustaba y algún día tenía planeado hacer algo al respecto “.

Publicado por

S. Fernández

Periodista por vocación, fiel amante de las letras y la poesía. Las redes sociales y el buen cine, mis aliados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *