Tapas 2

De tapas en Navidad

TapasEstas Navidades el bar terraza Entretapas lleva la alta cocina a precios asequibles al madrileño Barrio de la Concepción. Por sólo 22 €, el menú navideño del local de la calle Virgen de Nuria incluye de 2º plato delicias gourmet como el bacalao con purrusalda y chips de puerro o la lubina al horno con sidra natural.

El entrante es una ración de jamón ibérico de bellota de Guijuelo. De primero le siguen arroz con bogavante, ensalada de ahumados o saquitos de marisco en pasta brie. Tras el sorbete de limón, también se puede elegir ternera gallega y secreto ibérico a la piedra. Al llegar a los postres, batido de turrón, zumo de mandarina o tiramisú casero coronado por caramelo tostado y azúcar moreno, flambeada ante el comensal. El menú navideño de Entretapas puede reservarse para comidas y cenas hasta el 7 de enero.

11 platos de la carta de Entretapas se cocinan al vacío a baja temperatura, lo que mantiene las propiedades nutritivas de sus alimentos. Gracias a la optimización de sus costes y su elaboración, sus precios no superan los 9 €. Entre ellos, bacalao confitado con setas y pimientos de piquillo, salmón a la crema de espinacas, merluza en salsa verde, codorniz al aroma de chocolate, pollo a la miel mostaza y rabo de toro. La cocina al vacío de Entretapas recupera sabores de las recetas y tiempos de cocción tradicionales, al conservar las características sensoriales y organolépticas de las materias primas.

David Arquero, propietario de Entretapas, comenzó a aplicar la cocina a baja temperatura en marzo de 2012 frente a la crisis económica. Su número diario de menús ha subido en más de un 60%.

“No sólo hemos mejorado la calidad de la comida. También hemos fidelizado a nuestros clientes casi en un cien por cien”, señala. Los platos se cocinan en termostato entre 65º y 73º. Antes de servirse, se regeneran por pasteurización.

El proceso global garantiza la plena salubridad del alimento y potencia sus propiedades naturales y sabores originales. También se optimiza la mano de obra, ya que la elaboración de los platos se distribuye a lo largo de toda la jornada. “Al reducir las mermas y los costes de compra, podemos ofrecer una carta de alta cocina a precios de crisis”, concluye David Arquero.

Publicado por

S. Fernández

Periodista por vocación, fiel amante de las letras y la poesía. Las redes sociales y el buen cine, mis aliados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *