Maisha Najeeb

Le inyectan pegamento en el cerebro y sufre graves secuelas

La historia de Maisah Najeeb se ha visto truncada a raíz de una negligencia médica. La pequeña sufre una rara malformación arteriovenosa, que provocaba que sus venas cerebrales estuviesen ‘enredadas’ y provocasen sangrados. Y como siempre solía hacer, se dirigía hasta el hospital infantil Great Ormond Street de Londres donde le practicaban una embolización.

Maisha Najeeb se topó con la mala suerte. En 2010, durante una de las embolizaciones, los médicos del hospital Great Ormond Street confundieron una jeringuilla que contenía pegamento con una rellena de colorante. Desde entonces, la pequeña sufre terribles efectos secundarios, va en silla de ruedas, apenas puede moverse, ha perdido la visión en un ojo, necesita cuidados 24 horas al día y sufre dolorosos espasmos en las piernas.

Ante esta negligencia médica, el hospital se ha encargado de compensar económicamente a la niña y a su familia. Maisha recibe anualmente 3,3 millones de € hasta que cumpla los 19 años, después recibirá 511.000 € al año hasta que muera.

La familia de la niña espera que los médicos hayan aprendido la lección para que no vuelva a sucederle a otras familias. Además, el hospital se apresuró en admitir la responsabilidad del suceso y mostró un apoyo incondicional hacia la familia, y ya ha instaurado un plan de acción para evitar que sucesos como el de Maisha se vuelvan a repetir a través de un código de colores para todos los fluidos utilizados en radiología y un novedoso sistema de etiquetado de jeringuillas.

Publicado por

A. Berlanga

Graduada en Periodismo por la Universidad Cardenal Herrera CEU

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *