dormir

No quería ir a trabajar e inventó un secuestro

¿Cuantas veces hemos oído o dicho aquello de dormir es un placer? Lo mismo debió pensar una joven japonesa el pasado lunes.

El casero de la chica la encontró en su casa inconsciente y atada de pies y manos por lo que llamó a policía que acudió de inmediato al barrio de Setagaya de Tokio donde reside la joven.

Los agentes liberaron a la mujer de 20 años de edad y la llevaron a un hospital donde recibió atención médica.

Al principio las autoridades pensaron que la muchacha había sido víctima de un robo dentro de su vivienda y que los ladrones la ataron para cometer su crimen.

El miércoles la chica fue dada de alta y la policía, que había seguido con las investigaciones, descubrió que nadie había secuestrado a la joven y que de hecho no había más implicados en el incidente.

No quería ir a trabajar así que pensé que esto sería una buena excusa para ausentarme”, confesó la joven a la policía según la noticia publicada en Sdp noticias.

No es la primera, ni será la última vez que alguien inventa un robo o secuestro para evitar ir a trabajar o ser descubierto por otra causa.

Hace tan sólo unos meses en Murcia un hombre fingió el robo de su tarjeta para ocultarle a su mujer los gastos que había realizado en un prostíbulo, según recogía el periódico La verdad.

Entendemos lo difícil que puede resultar buscar una excusa en ciertos momentos pero antes de inventarnos un robo o un secuestro debemos tener en cuenta que sigue siendo más factible la típica excusa de estar enfermo y no llegar al punto de vernos envueltos en un drama.

Publicado por

C. Chanzá

Licenciada en Periodismo y Comunicación Audiovisual en la Universidad Cardenal Herrera CEU

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *