96c25276111ff2a1fe0ba2a9d9f07cbe copia

El origen del Día de la Madre

El próximo fin de semana, España entera celebrará el Día de la Madre, como cada primer domingo de mayo. Los hogares de Alcobendas se llenarán de flores y familias al completo saldrán a celebrar la fecha del año que más rinde homenaje a esa pieza clave del núcleo familiar: las madres.

Sin embargo ¿nos hemos preguntado alguna vez por el origen de dicha tradición?

La forma de celebrarlo tal y como lo hacemos en la actualidad es relativamente nueva. Sus comienzos se ubican en la antigua Grecia, donde se honraba a la diosa Rea, madre de los dioses. En Roma, se celebraba en honor a la hija de ésta, Cibeles, madre de Zeus. Tenía lugar en marzo y sus tradiciones ya incluían comer pasteles de miel y compartir flores con toda la familia, sin otorgarle ningún especial privilegio a las madres.

En los países cristianos, como es el caso de España, esta fiesta estaba más orientada a homenajear a la Virgen María y se celebraba el  8 de diciembre fecha que, como sabemos, ahora ocupa la fiesta de la Inmaculada Concepción.

Hacia el siglo XVII, en los países anglosajones, se otorgaba ese día libre a quienes trabajaban como criados en casas acaudaladas para poder reunirse con sus familias e ir a la iglesia. No fue hasta años más tarde, en Estados Unidos, cuando se proclamó como un día oficial para ensalzar el valor de las madres y, con ello, comenzó su carácter comercial. Desde entonces, se festeja en unos 70 países, con diferentes fechas y tradiciones. Las empresas estadounidentes han explotado al máximo el potencial de mercado que ofrece el Día de la Madre. Sólo en dicho país se consumen más de 18 billones de dólares (13 billones de euros) durante ese día, gasto sólo por detrás del que se da en las fechas de Navidad.

Sin embargo, en España se celebra algo más modestamente. En los colegios y jardines de infancia se insta a los pequeños a realizar un regalo artesanal: flores, libros, dibujos o poesías que suelen hacer las delicias de las mamás. Al ser domingo, se suele pasar la mañana y la tarde en familia.

El Día de la Madre tiene, pues, toda una larga historia a sus espaldas y se festeja de formas muy diferentes en distintos países del mundo. En Argentina, por ejemplo, está muy arraigado y es costumbre que se les prohiba a las madres cocinar o limpiar lo más mínimo durante su día especial; además, reciben regalos como joyas o dulces.

En Japón se exportó la misma costumbre de los Estados Unidos, aunque se prohibió tajantemente tras a la Segunda Guerra Mundial, como la mayoría de las tradiciones occidentales. En la actualidad, se celebra también en mayo y las progenitoras reciben flores como claveles rojos.

En territorio mexicano, la familia al completo les cantan canciones, o bien se contratan serenatas con mariachis por y para ellas. Tras el despliegue musical, normalmente la costumbre obliga a comer un brunch en familia.

En Etiopía se celebra en otoño y durante tres días. Se cocina un picadillo en el que los ingredientes deben ser traidos por los niños y niñas, con diferencia de géneros. Se cantan canciones y las mujeres se untan la cara y el pecho con mantequilla.

En Finlandia, la familia al completo sale a dar un paseo recogiendo las primeras flores de la primavera para entregar a las madres un grandioso ramo y, en el caso de Suecia, el día se encuentra más orientado a la caridad. La Cruz Roja sueca vende flores de plástico y los beneficios se donan a las madres menos pudientes y a sus hijos.

Hoy en día, en las redes sociales se organizan todo tipo de concursos y propuestas para agradecer y sorprender a las madres. Existe una campaña este año en Facebook que defiende la bonita iniciativa de escribirles cartas manuscritas; así como concursos a través de Twitter con fotos de madres y hijos, con premio para el que logre enternecer a la red con la dedicatoria más emotiva.

Si deseas agradar a tu madre en este día tan especial, huyendo del gasto desmesurado- y, en boca de muchos, innecesario- que la fecha conlleva, hay muchas ideas que puedes llevar a cabo. Por ejemplo, organizar una escapada a algún parque o prado con toda la familia, aprovechando que el tiempo del próximo domingo rondará los 23 grados. El mensaje de esta iniciativa es claro: deséais pasar tiempo con ella. Si quieres algo más exclusivo, en el parque zoológico Faunia se organizan cenas con pingüinos en familia. A modo de regalo, sin gastar apenas dinero, se puede ser asimismo muy creativo. Una poesía, un libro de fotografías antiguas o un ramo de jabones o de papeles de seda constituirán un precioso detalle de bajo coste. Si eres un apasionado de las manualidades, en YouTube encontrarás cómo confeccionar un puzzle a partir de una foto u otras ideas. Elabora unas guirnaldas de corazones gigantes con mensajes dedicados y distribúyela por la casa. Sorprender con un desayuno casero en la cama es igualmente una buena manera de comenzar el día.

Más allá de la tradición y de la obligación de “gastar por gastar” puede ser un domingo muy agradable en familia, en el que es obligatorio que las madres se sientán satisfechas y complacidas.

¡Y no olvidemos felicitar también a las abuelas!

Publicado por

Itziar Matamoros

Nacida en Madrid y residente en Alcobendas hasta los 22 años, me licencié en periodismo en 2006 y no he dejado de colaborar en diversos medios europeos, como el programa En Acción de Telemadrid, Radio Utopía, de San Sebastián de los Reyes, "La escuela en Alcobendas", "Algente", "Our Voice Magazine" (Reino Unido) y "L'Observatoire" de Bordeaux. Actualmente, trabajo en Berlín como responsable de marketing online y traducciones en el mercado español de un start-up. Combino mi trabajo con el gran reto de intentar aprender alemán y de conocer la ciudad a fondo. Hace unos meses, junto con un amigo fotógrafo, comencé la aventura de mi blog en el que cuento, a mi manera, lo que veo y siento paseando por las calles berlinesas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *