Hija

Un padre “vampiro” se come a su hija de 3 años y se bebe su sangre

Canibalismo, una palabra que nos suele remontar a libros de ciencia ficción, pero que se ha convertido en una triste realidad en los últimos años. Numerosos inocentes han caído en las garras de estos “vampiros”, que distan mucho de los que Stephenie Meyer retrataba en la novela adolescente de Crepúsculo. Éstos son perversos asesinos, de carne y hueso, que han cometido crímenes atroces.

En Papúa Nueva Guinea ha sido detenido un hombre por cargos de canibalismo después de quitarle la vida a su hija mordiendo su cuello y chupando su sangre. El asesinato de la pequeña de 3 años ha conmocionado al país.

Las autoridades han explicado que el asesinato de la menor ha horrorizado a la comunidad y ha sido difundido por el periódico local The Courier Post bajo el titular: “El Padre Vampiro”. El incidente fue descrito con el diario como un “un acto repugnante de canibalismo “, según recoge el diario USA-UK Online.

El padre , llamado Rex Eric , del Distrito Finschhafen en la provincia de Morobe , ha sido acusado de canibalismo y asesinato premeditado , aunque las investigaciones siguen en curso .

El concejal John Kenny , quien fue el primero en llegar a la escena trágica , dijo que el incidente se produjo después de que la madre y la niña fueran a visitar al padre, pues la pareja estaba separada. “Tomó a la niña, saltó sobre una cerca y corrió hacia los arbustos , donde llevó a cabo esta terrible acción”, afirmó Kenny .

Así, según los testigos el padre saltó una cerca y corrió hacia unos arbustos cercanos donde se comió a trozos la carne de su hija y se bebió su sangre hasta que la pequeña murió. Unos adolescentes lo vieron y él “sólo se rió mientas continuaba comiéndose a la menor”. “Los muchachos estaban asustados y corrieron rápidamente para alertar a la gente.”

El cuerpo de la niña se encontró en la maleza. Tras el crimen, el hombre corrió hacia una iglesia donde otros vecinos lo agarraron y lo entregaron a las autoridades. La policía cree que el hombre estaba poseído, algo que no es inusual en un país donde la hechicería y la brujería todavía se practican.

Publicado por

S. Fernández

Periodista por vocación, fiel amante de las letras y la poesía. Las redes sociales y el buen cine, mis aliados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *