Matanza de Texas

5 películas de terror que están basadas en hechos reales

Cuando uno acude al cine para ver una película de terror se sumerge en la historia escalofriante y vive junto a los protagonistas la agonía de la trama. Unos minutos que ponen los pelos de punta hasta el final, que generalmente es abierto. Pero al finalizar el film uno se marcha a su hogar sabiendo que el sufrimiento se ha acabado (aunque a algunos les queda más de una noche en vela), porque es sólo ficción. No obstante, ¿y si no fuese así? En muchas ocasiones la ficción parte de la realidad…

Así es. Hay películas de terror que están basadas en historias reales que acontecieron en diversas partes del mundo. ¿Te preguntas cuál? Descúbrelas:

  1. El Ente (1982): Narra la historia de Doris Bither, una mujer que en los 80 afirmó haber sido agredida por un ser invisible.
  2. La matanza de Texas (2003): Basada en Edward Theodore Gein, un asesino serial norteamericano, tímido e introvertido. Este criminal es famoso por robar tumbas y usar los cadáveres de sus víctimas para elaborar ropa y accesorios mobiliarios. Usaba los cráneos
  3. El exorcismo de Emily Rose (2005). Inspirada en la historia de Anneliese Michel, una joven de Alemania que fue sometida a más de 60 exorcismos porque su familia afirmaba que estaba poseída por el demonio. La estudiante murió de desnutrición.
  4. Extrañas Apariciones (2009): El film relata la historia de Karen Parker y su familia. Todos se mudan a una casa, que años atrás había sido una funeraria. Desde entonces  comienzan a ocurrir extraños sucesos de fuerzas sobrenaturales que supuestamente habitan la vivienda.
  5. El conjuro (2013): Basada en la historia de Lorraine y Ed Warren, una pareja exitosa que estudia hechos paranormales alrededor del mundo. El destino les lleva hasta una granja de Rhode Island y allí investigan los fenómenos paranormales que acontecen en ese lugar.

Publicado por

S. Fernández

Periodista por vocación, fiel amante de las letras y la poesía. Las redes sociales y el buen cine, mis aliados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *