Mujer silicona

Pierde sus nalgas, piernas y brazos al inyectarse silicona industrial

Una peluquera estadounidense madre de 2 hijas decidió hacer caso a una clienta que en 2004 le comentó ciertos lugares en los que inyectaban silicona muy barata. Así, Apryl Michelle Brown que desde siempre había sentido complejo por su trasero y soñaba con tener unas nalgas grandes tomó la determinación de inyectarse ese tipo de silicona, según recoge The Sun.

De esta forma, pagó un total de 1.000 dólares (778.40 €) por 2 inyecciones, que le fueron aplicadas en una casa. Por desgracia todo era una fraude, el líquido distaba mucho de ser silicona estética, más bien era sellador de baño o silicona industrial.

A los 2 años la zona en la que se había aplicado esa sustancia se puso dura y ennegrecida. “Entendía que algo no estaba bien. Pero la vergüenza me detuvo a buscar ayuda médica. Entonces comenzó un dolor punzante. Tuve que decirle a mi médico lo que hice. Estaba tan avergonzada”, ha explicado Brown.

En 2011 la infección fue a más y los médicos tuvieron que amputarle las nalgas, piernas y brazos. “Tuve que enfrentar el hecho de que perdí mis manos, los pies y las nalgas debido a las complicaciones de las inyecciones en mi trasero. Me sentí abrumada por la vergüenza y la culpa, todo porque quería una parte inferior más grande”, ha comentado la mujer.

 

Publicado por

S. Fernández

Periodista por vocación, fiel amante de las letras y la poesía. Las redes sociales y el buen cine, mis aliados.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *