N04592

Pissarro llega a Madrid

El Museo Thyssen-Bornemisza de Madrid acoge la primera retrospectiva en España del pintor frances  Camille Pisarro (1830-1903).  Podrá visitarse a partir de este martes 4  hasta el 15 de septiembre, con una cuidada selección de 79 obras llegadas de numerosos museos y colecciones de todo el mundo. Luego se trasladarán a CaixaForum, en Barcelona, en la distancia que media entre los lienzos Orillas del Oise, Pontoise (1867) y Louveciennes(1870).

Según ha destacado este lunes durante la presentación Carmen Cervera, vicepresidenta del Museo Thyssen-Bornemisza, esta muestra cuenta con “prestadores muy importantes”, algo que pone de relieve que la pinacoteca está “consolidada”. “Aparte de calidad, las exposiciones realizadas desde que se inauguró el museo están muy bien hechas”, ha dicho.

El comisario de esta muestra es Guillermo Solana, director artístico del museo, quien destacó una labor docente con la que Pissarro mostró su “voluntad” de transmitir los “postulados del impresionismo a generaciones posteriores”. “Le importaba lo que los jóvenes artistas pudieran aprender de él”, apunta Solana, pero tenía una manera “discreta de influir”, decisiva en los fundadores de la modernidad. Su pintura fue eclipsada por el brillo absoluto de Monet, “más comercial -en el buen sentido de la palabra-” y cuyo “lenguaje consiguió llegar al público de una manera más eficaz”. “Fue el excelente segundón junto a Sisley. Después se descubrió que era un genuino innovador”, añade.

El artista pasó a la historia como un miembro importante del impresionismo, pero no fue considerado un pintor esencial de este movimiento pictórico hasta la década de los 80, cuando varias exposiciones reivindicaron su legado. Cézanne lo llamó “humilde y colosal” y algunos de sus contemporáneos se refirieron a él como “le bon Dieux” (“el buen Dios”). Fue pintor de “tierra adentro” a quien despectivamente le llamaron “el pintor de las coles”, debido a su relación con la riqueza agrícola de Francia.Sus personajes predilectos fueron pastores y los habitantes ligados a la tierra, ya que le importaba tanto el campo como quienes estaban unidos al paisaje que fascinaba al artista.

El horario del museo es de martes a domingo de 10 h  a 18.30 h.  Y los sábados de 10 h  a 20.30 h.  Esta es una muy buena ocasión para ver desde muy cerca la nitidez del lienzo y las pinturas que albergan tanta historia. En definitiva, para sentir el arte por el arte.

Publicado por

E. Sánchez

Adicta a salir de la zona de confort y un tanto obsesionada con contar qué eso y por qué está ahí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *