gemma

Condenada a pagar varias multas por mantener sexo ruidoso

La próxima vez que esta mujer británica mantenga sexo en su casa probablemente tendrá más en cuenta que antes la molestia que sus gemidos pueden provocar en sus vecinos para que no resulte ruidoso. Gemma Walker es una mujer de 31 años que ha sido denunciada por una pareja que vive al lado de su casa.

Noches en vela y estrés son las molestas consecuencias que denuncian Ian y Susan Nicholls. Ambos, según informa el diario Mirror, hablan de que vivir al lado de Gemma ha sido “una pesadilla“, ya que siempre hacía mucho ruido, tanto con sus gritos y maldiciones en voz alta como con sus gemidos durante el sexo. “No ha sido divertido”, afirma Ian.

Para demostrar los hechos la pareja grabó los sonidos que salían de la casa de Gemma. Respecto a la grabación, Ian admite que “todo el mundo hace ruido en algún grado” pero “esto era mucho más que eso”, sentencia. Pero al parecer no solo molestaban sus gemidos sino también “la música alta, gritos e insultos a todas horas”.

Respecto a la protagonista de esas escenas que esta pareja califica de molestas, Gemma, que ha sido condenada a pagar varias multas, ha declarado que le gustaría que su vida fuese tan emocionante que estuviera teniendo sexo a todas horas “pero no lo es”, apunta. “Hasta donde yo sé solo hubo un caso de sexo ruidoso. Soy una madre y no dejaría que mis hijos escuchasen ese tipo de cosas”.

 

Publicado por

C. Talón

Periodista. Creo que sin curiosidad no hay movimiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *