reloj moderno

Del primer reloj con calculadora de los 80 a los ‘smartwearables’ actuales

El primer reloj con calculadora surgió en los años 80 y supuso una gran innovación en el mercado, ya que – por primera vez – un accesorio pasó a desempeñar una acción completamente diferente. 30 años más tarde, los accesorios tecnológicos, los conocidos como smartwearables, están a la orden del día y su popularidad está en aumento. Y eso las cifras lo reflejan. De hecho, 1.5 millones de gadgets se vendieron, solo en 2013, y las expectativas superan, con creces, estos datos. Se espera que, para el 2015, el número de dispositivos vendidos se situé en 23 millones y la venta de estos accesorios generará, dentro de 4 años, en 2018, 130 millones de euros.

Estos accesorios, que integran las últimas innovaciones en el sector de la tecnología, son de todo tipo y pueden realizar funciones muy diferentes:

  • Algunos, como el anillo inteligente O.R.G., se asemejan a un manos libres y, por tanto, permiten leer mensajes de texto, ver imágenes y fotos o hablar con otras personas.
  • Los accesorios CUFF son, además de un complemento del vestuario, un mecanismo de seguridad porque el anillo o pulsera, se pone en vibración para alertar al usuario en situaciones de riesgo.
  • Las pulseras MEMI avisan al usuario de las nuevas notificaciones de su Smartphone, a través de una pequeña vibración.
  • Y, por último, existen smartwearables para los reyes de la casa, los más pequeños. El reloj FiLIP sirve de localizador para que los padres sepan dónde está su hijo en cada momento, pero también se puede programar para recibir y enviar llamadas de 5 números de teléfono diferentes.

reloj modernoMuchas empresas mostraron su interés de poner a la venta estos gadgets, durante el Mobile World Congress 2014, del mes de febrero. Sony, LG y Samsung van a contar con el apoyo de Telefónica, entre muchas compañías, para diseñar nuevos accesorios y smartwearables que no solo sean tecnología, sino que, además, sean un producto atractivo y al día con las últimas tendencias. Y es que el objetivo final es que, aunque puedan realizar muchas funciones, los smartwearables continúen siendo, ante todo, complementos que sirvan como complemento del vestuario diario.

Publicado por

L. Pérez

Contador de historias, periodista y músico aficionado

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *