ray_daily

Deja su empleo y empieza a vender drogas para mantener a sus 22 hijos

Seguro que a todo hombre se le ha pasado alguna vez por la cabeza el sueño de seguir las tradiciones árabes y ser el dueño de un harén de mujeres y así no tener que preocuparse en contentar y enamorar a una sola mujer. Algo parecido debió pensar un británico de 58 años llamado Raymund Hull, aunque, en este caso, el tiro le salió por la culata.

Cuando se fantasea con un harén de mujeres, no se tiene en cuenta cómo te las vas a apañar para mantener a tanta esposa y a los frutos de ese amor. En el caso de Raymund, él lo tuvo claro desde un principio: la venta de droga. El británico no lo dudó ni un segundo y empezó a trapichear con droga para mantener a sus 22 hijos y a sus 11 mujeres.

Este apego familiar tan fuerte le ha librado de ir a la cárcel, ya que después de ser detenido por la policía mientras desarrollaba su ilegal empleo, aseguró al juez que no podía ir a la cárcel porque debía cuidar de sus hijos, entre los que se encuentra un bebé de siete meses. Finalmente el juez cedió y pasará los 18 meses en arresto domiciliario.

Según publica el Daily Mail, este hombre necesita cerca de 4.000 dólares mensuales para mantener a todos sus hijos; una cantidad muy difícil de ganar honradamente con los tiempos que corren. Harto de ver pasar calumnias a su familia, Raymund abandonó su empleo y empezó a vender droga para juntar el dinero suficiente.

Publicado por

M. Rozalen

Periodista adicta a la actualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *