walkie edificio

Un rascacielos derrite los coches aparcados en sus inmediaciones

La luz reflejada en las ventanas infinitas de un rascacielos puede ser una imagen de utópica, pero deja de serlo cuando descubres que esa misma luz emite tanta energía que es capaz de provocar una temperatura que derrite todo lo que haya en sus inmediaciones. Incluidas las carrocerías de los coches.

walkie calleAunque pueda parecer increíble, esto es sucede con un diseño de reciente construcción en Londres proyectado por el arquitecto Rafael Viñoly. El edificio, al que se le conoce como ‘walkie talkie’ porque su extraña silueta recuerda a este tipo de transmisores, ya ha deformado varios vehículos aparcados en sus cercanías, entre ellos un coche de gama alta. Tan solo una hora bajo la luz que reflejan sus ventanas es necesaria para que un Jaguar XJ desprenda olor a plástico quemado.

Este fénomeno se produce, precisamente, por su particular diseño que hace que la luz se refleje de una manera mucho más intensa de lo normal, algo que, al parecer, no tuvo en cuenta su creador. De momento, las autoridades han optado por limitar el aparcamiento en los alrededores hasta que se encuentre una solución al problema que no sólo derrite automóviles. Si el calor deforma las carrocerías ¿qué ocurriría con un peatón que decidiera hacer una parada de unos minutos?

 

 

Publicado por

A. Garrido

Periodista. Dando mis primeros pasos e intentando no tropezar

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *