yoga

El yoga: el ejercicio más completo para los enfermos de cáncer

El yoga es una práctica que puede ser de gran ayuda a miles de personas a quienes acaban de detectar un tumor o están pasando por un difícil tratamiento. Aunque a muchas personas que les diagnostican esta enfermedad se paralizan, lo cierto es que el ejercicio físico y especialmente el yoga pueden venir muy bien para acelerar la recuperación. Así lo asegura un estudio de la revista Journal of Clinical Oncology, que avala las bondades del yoga incluso durante la fase de tratamiento del cáncer de mama.

El yoga no sólo sirve para preparar al cuerpo, sino también la mente, para afrontar esta enfermedad con serenidad y tranquilidad. Es tanta la repercusión positiva que el yoga tiene sobre los enfermos de cáncer, que la Asociación Española Contra el Cáncer ha puesto en marcha una red de voluntarios para instruir a los pacientes sobre esta práctica.

Esta convicción la respalda el programa de Medicina Integrativa del MD Anderson (Houston, EEUU), donde se comprueba científicamente los beneficios de esta actividad en un grupo de 191 mujeres con cáncer de mama con un estadio que iba del 0 al 3. En este estudio se corrobora que el trabajo cuerpo-mente es superior a otro tipo de ejercicios. Las pacientes fueron repartidas de forma aleatoria a participar en tres grupos: uno en el que participaron en un taller de yoga, otro, al que se le enseñó una tabla de estiramientos y un tercer grupo donde no se les ofreció ninguna instrucción ni de yoga ni de estiramientos. Las mujeres que formaron parte de los dos primeros grupos asistieron a clases específicas tres días por semana a lo largo de las seis semanas que se llevó a cabo su radioterapia.

yogaA todas se les realizó una encuesta, se les tomó muestras de saliva y un electrocardiograma al inicio, al final del tratamiento y al cabo de unos, tres y seis meses después de finalizar el tratamiento. Tras analizar estos datos, se comprobó que las mujeres que habían practicado yoga tuvieron la mayor reducción de niveles de cortisol en saliva. Algo particularmente importante porque el aumento de los niveles de esta hormona del estrés están asociados a peores resultados en el cáncer de mama.

Publicado por

M. Rozalen

Periodista adicta a la actualidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *