Felipe VI, Rey España, Juan Carlos de Borbón, Sucesión

Así es el proceso sucesorio tras la abdicación del Rey

La abdicación de Juan Carlos de Borbón como Rey de España ha generado multitud de preguntas en torno al proceso que se inicia a partir de ahora hasta que su hijo ocupe su lugar. Después del anuncio que el presidente del Gobierno ha realizado esta mañana, el artículo número 57 de la Constitución Española define el camino a seguir para que el Príncipe de Asturias sea proclamado nuevo jefe de estado

De esta manera, Mariano Rajoy reunirá mañana martes de forma extraordinaria el Consejo de Ministros con el fin de comenzar los trámites y poner en marcha la mencionada norma. Tal y como establece el artículo 57.5 de la Constitución, este consejo tiene que realizar un proyecto de ley orgánica para regular el proceso sucesorio en la Corona que deberá ser aprobado por el Gobierno.

Felipe VI, Rey España, Juan Carlos de Borbón, SucesiónTras su visto bueno, lo enviará a las Cortes Generales para que el Congreso y el Senado acuerden o no la conveniencia en la renuncia de Juan Carlos de Borbón. Sea cual sea el resultado, se publicará en el Boletín Oficial del Estado, haciéndose efectiva la decisión.

En ambas cámaras es necesario mayoría absoluta y, aunque el presidente del Gobierno ha manifestado su deseo de realizar los trámites en un corto periodo de tiempo, no existe límite para que las dos partes de las Cortes lleven a cabo su cometido.

Una vez se haya realizado este paso, la ley orgánica entrará en vigor, de manera que el proceso sucesorio llegará a su fin y el Príncipe de Asturias será proclamado como Felipe VI. Esto es debido a que la Constitución Española establece que la sucesión seguirá el orden regular de primogenitura y representación, siendo preferida siempre la línea anterior a la posterior, el pariente más próximo al más lejano, el varón a la mujer y, en caso de que los aspirantes compartan sexo, la persona de mayor edad a la de menos, así como aquellas personas que no han contraído matrimonio contra la expresa prohibición del Rey.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *