simpsons2

‘Los Simpsons’, considerada como una serie “pornográfica”

Una de las series más longevas de la televisión, Los Simpsons, ha suscitado numerosas quejas del sector más puritano y conservador de Estados Unidos. La Comisión Federal de Comunicaciones (FCC), agencia estadounidense que regula las telecomunicaciones, se ha hecho eco de las numerosas críticas a la serie de Matt Groening por contener lenguaje y situaciones “inadecuadas” para una serie de animación.

En concreto, estas quejas se centran en los desnudos que han aparecido en la serie desde el año 2010. En concreto, uno de los espectadores enfurecidos exclamaba lo siguiente “Cuando Homer Simpson se deja retratar para la revista Playboy y un fotógrafo le fotografía desnudo, sus hijos están fuera de casa. Pero miran por la ventana y le ven posar de diferentes maneras para estas fotografías. Es pornografía; y me parece muy mal que hagan creer a los niños que está bien aparecer en la revista Playboy“, afirma. Otro, manifestaba que, en un episodio en concreto, “Homer Simpson estaba en su casa totalmente desnudo y salió al jardín así mientras su vecina estaba regando el césped. Después su mujer corrió tras él para tratar de taparle con una toalla”, declaraba ofendido.

Los desnudos no han sido el único tema que ha logrado levantar las ampollas de los expectadores más puritanos de la serie creada por Matt simpsons3Groening. Las relaciones entre personas del mismo sexo han sido consideradas por éstos como “indecentes”. En este sentido, una de las quejas recogía que “En un episodio, Homer Simpson imagina cosas desagradables que podrían pasarle mientras está sin seguro. Entre esas cosas que imagina, se encuentra un beso lésbico de Marge Simpson con otra mujer. Esta es una serie que ven espectadores de todas las edades. Muchos padres les permiten a sus hijos verla porque son dibujos animados y por el tema de las historias: situaciones que vive una familia de clase media. La imagen de Marge Simpson besando a otra mujer es indecente y el capítulo debería ser censurado para evitar que los niños vean esto“. “Es horrible. Por favor, dejen de mostrar ese tipo de cosas“, sentenciaba otro molesto espectador.

Como no podía ser de otra manera, también la imagen que la serie ofrece de Dios ha sido tachada de “blasfemia” por gran parte de estos críticos, que, incluso, se han sentido despreciados por su fe y lo llegan a tachar como una gran “ofensa al cristianismo”. El lenguaje soez, según los declarantes de esta queja común, llega a ser tan obsceno que hasta “se habla de hacer cacas y pipís. Se debe utilizar un mejor lenguaje, como en el pasado cuando el lenguaje era más puro”, sentencian, dejando al margen que la serie está catalogada para mayores de 13 años.

Publicado por

M. Martínez

Licenciada en Periodismo en la Universidad CEU Cardenal Herrera y Community Manager.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *